Desvalorización de la labor docente (parte 3 de 3)

Entrada por

Martes 10 de noviembre, 2015

http://4.bp.blogspot.com/-52jo2gZZVN0/UB29WWRiMJI/AAAAAAAAADQ/K1tPOcBZmgc/s1600/escuela-vareliana.jpg

Ahora que ya hemos definido los conceptos de malestar, desvalorización y vergüenza social de la profesión docente, y señalado algunos de los factores exógenos que le suscitan, podemos preguntarnos: ¿cuáles son los factores cotidianos que desencadenan este malestar?, ¿de qué forma se expresa la desvalorización? y ¿cómo experimenta, día a día, el educador este fenómeno?

De acuerdo a J.J. Blase (1982) estos factores se presentan con diferente intensidad, ya que dependen en gran medida del individuo y la manera en que los afronte; y no necesariamente se dan de manera aislada o escalonada, ya que tienden a hallarse interrelacionados.

Con la finalidad de clasificar estos aspectos y su incidencia negativa en los profesionales de la educación, Blase distingue los elementos que inciden como de primer o segundo orden:

De primer orden  
Inciden directamente sobre la acción docente, limitándola y generando tensiones de carácter negativo en su práctica cotidiana.  Incluye recursos materiales y condiciones directas de trabajo. -Carencia de recursos materiales

-Violencia en las instituciones educativas

-Relación docente-alumno

-Carga de actividades

-Relación docente-directivos y padres de familia

De segundo orden
Afectan indirectamente la eficacia docente disminuyendo la motivación. Influyen también sobre la imagen que el profesor tiene de sí mismo y de su trabajo, y pueden conducir a una crisis de identidad. -Modificaciones en el rol del profesor

-Contexto global o social donde se ejerce la docencia

-Imaginario social sobre los maestros

-Funciones que la sociedad atribuye o delega a los docentes.

Elementos que se enriquecen si consideramos lo señalado por Claude Merazzi (1983), quien sostiene que los cambios que inducen la desazón docente están mediados por tres hechos fundamentales:

  1. Evolución y transformación de los agentes tradicionales de socialización (familia, comunidad y grupos sociales). Ejemplo de estos cambios es el desplazamiento de responsabilidades, cuestiones que antes eran atendidas y resueltas en otros círculos sociales se exigen ahora a los educadores.
  2. Las instituciones educativas han perdido la hegemonía de la transmisión de saberes y de conocimientos. Con la llamada era de la información nuevas formas de comunicación y acceso a la información se han masificado, siendo –en algunos casos- un elemento con el que debe rivalizar el docente.
  3. Definición de los modelos educativos, roles y normas. En la actualidad, ante el disenso que hay respeto a los modelos curriculares y el constante conflicto en que se ve inmerso el mundo educativo, los maestros y maestras permanecen constantemente conflictuados, se carece de certeza plena en el ejercicio de la profesión.

A ello debemos aunar la – creciente- injerencia de los padres de familia en los asuntos escolares, la incertidumbre laboral, las constantes evaluaciones, la sobrecarga de trabajo, los problemas de salud relacionados con el ejercicio docente, la invasión de los tiempos personales, con asuntos referentes al quehacer profesional, las malas condiciones de trabajo y de medio ambiente, y los problemas que cada alumno presenta.

Como hemos podido observar existen diversos factores, muchos de los cuales no dependen directamente de las escuelas ni del docente, sin embargo, no por ello debemos desentendernos de éste problema, que sin duda afecta no sólo a quienes lo padecen.

Es perentorio analizar a detalle esta situación, realizar investigaciones a profundidad, que expongan la realidad del maestro mexicano e instar a las instituciones y actores correspondientes para que se construyan estrategias que reviertan esta desvalorización/malestar y/o vergüenza social.

Es tarea de toda la sociedad generar acciones no sólo de corrección, sino también de prevención (ya sea por medio de políticas públicas, sensibilización o cursos de capacitación) para que el trabajo de los docentes en vez de verse amenazado, cuestionado, juzgado o censurado sea apoyado, enriquecido, potenciado y dignificado, ya que de él depende la formación de los hombres y mujeres el mañana.

Referencias

-BLASE, J. J. “A social-psychological grounded theory of teacher stress and burnout”. Educational Administration Quarterly (18, 4) 93-113. 1982.

-MERAZZI, C.: “Apprendre à vivre les conflicts: une tâche de la formation des enseignants”, European Journal of Teacher Education, París, 1983.

-GAVILÁN, Mirta Graciela. “La desvalorización del rol docente”. Revista iberoamericana de educación. Madrid, 1999, n. 19, enero-abril; p. 211-227.

Mensaje del Maestro Juan Díaz de la Torre

En el SNTE conocemos la envergadura de los cambios necesarios y la complejidad, responsabilidad y singularidad de nuestra época...
informacion@ieesa.org.mx Donceles #76, Centro Histórico, México, D.F., C.P. 06020
IEESA © 2014 - Todos los derechos reservados

Mensaje del Maestro Juan Díaz de la Torre

En el SNTE conocemos la envergadura de los cambios necesarios y la complejidad, responsabilidad y singularidad de nuestra época. Un nuevo paradigma para un nuevo sindicato que hace del conocimiento la garantía más sólida de sus propuestas. Parafraseo a Octavio Paz para afirmar que no se trata sólo de maravillarnos del progreso ni de recrear los fantasmas de la técnica. Se trata de habitar la vida de los trabajadores de la educación con la generación de estudios y reflexiones que aporten más ser, más certidumbre y fortaleza a un quehacer cotidiano sustentado en el compromiso que tenemos con México, con sus niñas y sus niños, con sus jóvenes, con sus madres y padres de familia.

El Instituto de Estudios Educativos y Sindicales de América (IEESA) es también una evidencia del compromiso permanente que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) tiene con la mejora de la calidad de la educación pública, la labor profesional de los trabajadores de la educación y el derecho a desarrollar un nuevo paradigma sindical alrededor del mundo, en el continente americano y particularmente en México.

Vivimos tiempos en los que la divisa más valiosa es el conocimiento, por ello tenemos claro que acompañar la defensa y reivindicación de los derechos de los trabajadores de la educación con evidencias y datos duros que aportan las investigaciones, es hoy por hoy un imperativo de una forma de forjar un sindicalismo moderno, eficaz y eficiente en un mundo cada vez más complejo, diverso, cambiante y turbulento.

Lo sabemos todos, no existe y ello incluso es deseable, ninguna intención de hacer uniformidades en donde la diversidad deviene en el enriquecimiento de las propuestas. La construcción de líneas de investigación corre sobre ese principio fundamental.

El IEESA es un espacio para reflexionar acerca del entorno en el que se desenvuelve el profesional docente siempre teniendo en cuenta el papel fundamental que desempeña en su comunidad, así como sus múltiples interacciones dentro y fuera de la escuela. Por esto, una de las tareas del Instituto es la creación de conocimiento a través de investigaciones que buscan reflejar la realidad del trabajo educativo vista desde diversas perspectivas y en diferentes entornos, siguiendo de cerca y con diferentes métodos y técnicas el día a día y las condiciones reales que el docente enfrenta.

Investigaciones, reflexiones y generación de conocimiento por trabajadores de la educación para trabajadores de la educación, para investigadores, académicos y estudiosos. Transparente, de cara a la sociedad, con el orgullo de trabajar por una educación al servicio del pueblo.

Finalmente señalar que en el SNTE hemos considerado oportuno ratificar la voluntad de que el IEESA se mantenga como miembro de la Confederación de Educadores Americanos (CEA), espacio privilegiado para generar un rico intercambio de experiencias y conocimientos no sólo en el ámbito educativo, también en la vida sindical y la defensa del quehacer docente en nuestro continente.

Presidente del Consejo General Sindical para el fotalecimiento de la Educación Pública